MAS RECIENTE

viernes, 10 de julio de 2015

Deme. Yo sé escribir.

Por José Donoso. 
Narrador, ensayista y poeta chileno.
Tomado de Nexos.




Los años que van pasando separan y unen a la vez. Hace dos décadas que no veo a Gabriel García Márquez y a Mercedes, y sin embargo puedo decir que el recuerdo de cómo y qué éramos entonces —saliendo a comprar Le Monde en una esquina de Sarriá por ejemplo, o acompañándome a efectuar mi difícil transición del disco de música clásica al cassette de lo mismo— es quizás mucho más vivo, mucho más intenso que los lazos reales que entonces nos unían.

Con el propósito de celebrar el Año Nuevo con una cena en casa de los García Márquez, mi mujer, mi hija y yo llegamos cargando los frutos de nuestra tierra española, aceite de oliva manufacturado en el pueblo donde entonces vivíamos, vinos domésticos de altísima gradación, variados embutidos caseros. Mercedes y Gabriel nos esperaban con Carlos Fuentes, Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa con sus mujeres e hijos, y seguramente también con el clásico pavo. Celebrábamos la Noche Vieja con esta reunión amistosa que entonces no era sólo posible sino ejemplar, necesaria.

jueves, 9 de julio de 2015

Mercedes Sosa

(Tucumán, 9 de julio de 1935 - Buenos Aires, 4 de octubre de 2009)

"La cultura es lo único que puede salvar un pueblo, lo único, porque la cultura permite ver la miseria y combatirla. La cultura permite distinguir lo que hay que cambiar y lo que se debe dejar, como la bondad de la gente, el compartir una empanada, un vino...
Es un enorme error pensar que el gran cambio tiene que venir desde los partidos políticos. No, tiene que venir desde cada uno. Los seres humanos tenemos que aprender a respetarnos a nosotros mismos y después respetar a los demás. No sé quién dijo que primero tenemos que aprender a tolerar, pero qué mejor que eso es aprender a respetar al otro".


__________________________________

¿De qué tamaño es Mercedes Sosa?
Por Addy Góngora Basterra.
Clic aquí para leer
__________________________________


El video que a continuación comparto es una joya de 1984: Mercedes Sosa interpretando una de sus canciones más emblemáticas “Soy pan, soy paz, soy más”, poema de Luis Ramón Igarzabal musicalizado por Piero. 




miércoles, 8 de julio de 2015

Líneas paralelas

"No tocarse nunca
les duele lo mismo
que no poderse separar". 

Carmen Villoro
Escritora Mexicana


Tomado del libro "En un lugar geométrico". 
Ediciones Sin Nombre, 2001. 

_________________________________

¡Guarda y comparte el siguiente banner!


martes, 7 de julio de 2015

Tus cosas

Por Leila Guerriero*

Leí estos versos de Stella Díaz Varín, poeta chilena:

No quiero
que mis muertos descansen en paz
tienen la obligación
de estar presentes.


Después, salí a correr. Corrí por Santiago de Chile, por la hermosa Santiago en primavera, por un área llamada Las Condes donde todo parece salido de un catálogo de casas y jardines y, cuando pasé junto a una mujer mayor que llevaba un carrito para hacer las compras, quedé sumida en su perfume. 
No era un perfume: era el aroma que tienen los vestidos y las medias y las cajitas de música y los polvos de maquillaje y las cajas con fotos y los rosarios de primera comunión y las imágenes de yeso de la Virgen Niña— cuando se los guarda en un ropero antiguo de madera oscura, de tres puertas, con espejo al medio, estilo Chipendale, en cuyos estantes se disponen pequeñas bolsas de tul repletas de lavanda, cerradas con un lazo de color violeta, y que se limpia cada tanto con cera para muebles marca Suiza y una franela de color naranja: el aroma de mi abuela.




El aroma de su casa con vitraux y galería cubierta y pisos de pinotea que ella recorría llevando 
llevándome chocolate con leche y pan con manteca y azúcar. La hermosa casa de mi abuela ya no está, ni va a volver, y mi abuela, con sus ojos de agua, tampoco, porque está muerta. Pero yo guardo sus cosas. Su ropa sus faldas, sus abrigos con olor a butaca de cine, envuelta en papel azul, en cajas de cartón, con bolsitas repletas de lavanda. ¿Para qué? No sé. O sí. Para algo horrible: para decir ¿decirle? que yo su nieta, su atea, su blasfema atroz tenía razón, y que después no hay nada, pero que igual lo guardé todo. Para decir ¿decirle?: “Aquí está lo que alguna vez fue tuyo: tus cosas, yo”.

*Escritora argentina. Nació en Junín, Argentina, en 1967.
Publicado en El País. 

lunes, 6 de julio de 2015

Frida Kahlo


Frida Kahlo.
[6 de julio de 1907 - 13 de julio de 1954]
Fotografía de Guillermo Kahlo en 1926.
Ícono del arte y la cultura mexicana, personaje inconfundible, taquillera, ¿quién no la conoce o no ha escuchado sobre ella? Su obra pictórica, así como su relación con el muralista Diego Rivera, han convertido su nombre en leyenda.

Su estilo surrealista es admirado y reconocido en todo el mundo, como también ha sido inspiración para novelistas, pintores, poetas y cantautores. Tal es el caso de Pedro Guerra (España, 1966), quien con frases del Diario de Frida armó una canción bellísima llamada "El Elefante y la Paloma", puesto que así le decían a esta pareja tan controversial como adorada. Da clic aquí para escucharla.



"Frida miró al elefante
y empezó a desdibujarse 
pero nada le importó,
Diego miró a la paloma
y la amó, entre tantas cosas, 
entre el lienzo y la pasión.
Diego mi niño, Diego pintor, 
¿Por qué pienso que eres mío 
si eres sólo tuyo, Diego, 
si eres sólo tuyo?"


Pedro Guerra



___________________________________________________________

No solemos prestar la debida atención al importante papel que la cama juega en nuestras vidas. Nacemos en una cama y morimos en otra, y la mitad de nuestra existencia transcurre dentro de ella. La cama cobija nuestras enfermedades, es el nido de nuestros sueños, el campo de batalla del amor. Es nuestro espacio más íntimo, la guarida primordial del animal que llevamos dentro. Para Frida Kahlo, la pintora mexicana, esposa del muralista Diego Rivera, la cama era todo esto y mucho más: refugio, potro de tortura, altar sagrado.


Así empieza el capítulo que Rosa Montero le dedica a Frida en su libro "Historias de mujeres". Cada capítulo está dedicado a una mujeraza: Agatha Christie, Mary Wollstonecraft, Zenobia Camprubí, Simone de Beauvoir, Lady Ottoline Morrell, Alma Mahler, María Lejárraga, Laura Riding, George Sand, Isabelle Eberhardt, Aurora y Hildegart Rodríguez, Margaret Mead, Camille Claudel, las hermanas Brönte, Irene de Constantinopla. Es fácil de conseguir y ¡ampliamente recomendable!