MAS RECIENTE

Dropdown Menu

viernes, 31 de mayo de 2013

Definiciones para vivir mejor



Alegría: Ver el mar siempre por primera vez.

Amante: la palabra más noble que los hipócritas se empeñan en ensuciar.

Amnesia: La destrucción de los recuerdos es todavía peor que la destrucción de las ciudades.

Amor: La vida viendo en el espejo lo mejor de sí misma.

Añoranza: El presente en manos del pasado.

Arte: La máscara y lo que queda cuando cae la máscara.

Azar: Lo que está escrito en el libro que nunca leemos.

Energía: Convicción en marcha.

Escándalo: Preferir la soledad del lobo a la unanimidad de las ovejas.

Escultura: Escuchar a la piedra.

Espejo: Retrato que el tiempo nos hace en directo cada vez que nos contemplamos.

Extranjero: El ciudadano de todas las ciudades.

Goce: Gratitud del cuerpo ante la generosidad del deseo.

Herencia: El mensaje de la botella arrojada al océano en el inicio de los tiempos.

Herida: Una ventana al mundo a través de la carne.

Hombre: El bípedo que quiso saber qué escondía la línea del horizonte.

Infinito: Cualquier fragmento del mundo cuando vamos disfrazados de dios.

Leyenda: Aunque te parezca imposible, lo imposible sucedió.

Lluvia: La memoria del mar.

Maestro: El capaz de guiar por carreteras invisibles.

Mar: El anhelo de cruzar nuestros límites.

Mitos: Las vértebras del mundo.

Música: El lenguaje de la consolación.

Palabra: La huella del sonido original.

Paz: Nadie juzga a nadie.

Pintura: El humilde reconocimiento del mundo.

Política: Del arte de lo posible a la artesanía del desastre.

Tradición: El hilo invisible que cose los siglos entre sí.

Viaje: La excusa para mirarnos desde otro mirador.




Rafael Argullol Murgadas, poeta español.

Aforismos tomados del libro "Breviario de la aurora"



martes, 28 de mayo de 2013

Dios es redondo

Yo creo que para entender una sociedad tenemos que saber cómo se divierte la gente, cómo delega sus ilusiones, sus pasiones, cómo se organiza, cómo decide pasar el domingo. Y una sociedad sólo se explica a partir de estas congregaciones voluntarias donde la gente delega sus intereses y desfoga lo que lleva adentro. Y el fútbol es la forma más repartida y organizada de la pasión en el planeta Tierra.

Fragmento de "El fútbol según Juan Villoro".
Entrevista completa click aquí.

Y unas frases sueltas, también de su autoría:

  • “El juego sucede dos veces, en la cancha y en la mente del público”. 
  • “Elegir un equipo es una forma de elegir cómo transcurren los domingos”. 
  • “El futbol le gusta a demasiada gente para no ser aprovechado de mil formas distintas. Estamos ante la forma más exitosa de vender zapatos y camisetas. Y esto no es nada en comparación con otros negocios. Aunque todo falle y vaya cada vez peor, al final siempre gana la televisión”. 
  • “El sentido de la tragedia inventa insólitos recursos; sin embargo, a veces el futbol se parece a la canción ranchera y lo bueno consiste, precisamente, en salir ultrajado: “¡Qué manera de perder!”. 
  • “La principal estadística de un jugador es el dinero que costó ficharlo”. 
  • “Un mexicano adicto al futbol es, entre otras cosas, un masoquista que colecciona agravios, jueves de dolor para los que no hay domingos de resurrección”. 
  • “Las canchas existen para que la gente se dé vacaciones de sí misma y pueda adorar dioses en camiseta. Cuando están vacíos, los estadios son mausoleos a la nada”.


miércoles, 22 de mayo de 2013

Historia de amor quince años después



Por Addy Góngora Basterra. 

Mi cuerpo se acuerda de los movimientos con los que fui feliz hace quince años.

Empuñar el mango de la raqueta de tenis ha sido darme la mano a mí misma en un pacto de reconciliación. Retomé algo que dejé y amaba. Jugar tenis es volver a algo que yo era, a algo que solía hacer bien. Y que, para mi sorpresa, sigo haciendo bien. Significa devolverme algo que me pertenece, darme un espacio y un tiempo en el que soy, algo que nadie más podía darme si no yo.

Quien estaba al otro lado de la red era mi entrenador de adolescencia. Alejandro. Volver a entrenar con él no fue algo planeado. Es decir, no lo andaba buscando. De casualidad me lo encontré, acordamos un horario y voilá. A partir de ayer volveré dos veces por semana al caer la noche, ¡qué felicidad! Y como dice el tango, cómo cambian las cosas los años. Años atrás era mi madre quien pagaba las clases; ayer pagué yo. Era mi mamá la que nos llevaba al club a mis hermanas y a mí. Esta vez llegué sola, caminando, porque la casa en la que vivo —que ya no es la casa de mis padres— está a dos cuadras de las canchas.

Estar frente a Alejandro, oír su voz, responder sus tiros y atender sus indicaciones fue regresar en el tiempo, ejercer en el presente algo que había sido recuerdo y anhelo durante años. Cuánto amaba éste deporte. Sentí como si de algún lugar lejano llegara una canción favorita y casi olvidada en la que de manera automática me puse a cantar de principio a fin algo que no sabía bien si recordaba. Una vez leí que los músculos tienen memoria. Me pareció increíble; ahora pienso que es absolutamente cierto.

Mi cuerpo se acuerda.

Bajo mi piel se conserva la emoción de aquel primer amor que fue el deporte. Cuando dejé las canchas hace quince años me quedé quieta y empezó entonces mi amor por los libros y las letras. El placer físico se convirtió en el placer de las ideas. La música fue el puente. Con el piano aprendí a estar sentada y a disfrutar estarlo con la música que producían mis manos. Antes de aprender a leer literatura, aprendí a leer música, y descubrí que mis dedos no solamente podían jugar volibol o abrazar un mango con fuerza para devolver un revés cruzado perfectamente esquinado, sino que también podían aprenderse algo que Chopin compuso hace siglos, algo con lo que Jobim podía enamorar, un inicio de Piazzolla y un repertorio de boleros que no tenían por qué apasionar a niñas de mi edad. Pero me apasionaron de tal manera que me cambiaron la vida. Cuántas cosas buenas he aprendido gracias a lo que mis padres han podido procurarme.

El piano vive en la casa donde ya no duermo. Ahora, en la casa en la que vivo, en vez de un piano tengo dos guitarras, las canchas de tenis cerca y una pluma nueva color rosa bugambilia con la corbata plateada.  Una chulada, mi juguete nuevo para la escritura. De ella han salido, trazo por trazo, letra por letra, estas palabras que para traer a Letranías se han vuelto mecanografía.

Ahora jugar tenis dos veces a la semana será más que poner el cuerpo en movimiento. Será hacerme feliz; poner en práctica lo que ha vivido en mí y que ahora quiere dejar de ser recuerdo para convertirse en placer rutinario, cansancio, esfuerzo, satisfacción, el pretexto para hablar de viejos amigos.

Presiento que la luna de miel de este reencuentro es más bien ingrediente perfecto para la que soy ahora, quince años después, en esta historia de amor que he reanudado conmigo misma. 

lunes, 20 de mayo de 2013

Rara normalidad

Blueline No. 4. De Andrea Pramuk.


Gonzalo Suárez. 
Escritor español. 

La vida es rara. El amor también. Diríase que son fluidos diferentes y, a veces, incompatibles. Al menos, contradictorios. Hay amores que cuestan una vida. Ese es el precio a pagar. Y hay vidas sin amor. Esas no tienen precio. No valen nada. Pero hay algo peor. Los amores fingidos. Las vidas trucadas. Y a eso lo llaman normalidad.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Animales de los espejos



Mont-St.-Michel, France. Fotografía de Luca da Ros.

(Fragmento)

En aquel tiempo, el mundo de los espejos y el mundo de los hombres no estaban, como ahora, incomunicados. Eran, además, muy diversos; no coincidían ni los seres ni los colores ni las formas. Ambos reinos, el especular y el humano, vivían en paz; se entraba y se salía por los espejos.

Una noche, la gente del espejo invadió la tierra. Su fuerza era grande, pero al cabo de sangrientas batallas las artes mágicas del Emperador Amarillo prevalecieron. Éste rechazó a los invasores, los encarceló en los espejos y les impuso la tarea de repetir, como en una especie de sueño, todos los actos de los hombres. Los privó de su fuerza y de su figura y los redujo a meros reflejos serviles.

Un día, sin embargo, sacudirán ese letargo mágico.

El primero que despertará será el Pez. En el fondo del espejo percibiremos una línea muy tenue y el color de esa línea será un color no parecido a ningún otro. Después, irán despertando las otras formas. Gradualmente diferirán de nosotros, gradualmente no nos imitarán. Romperán las barreras de vidrio o de metal y esta vez no serán vencidas. Junto a las criaturas de los espejos combatirán las criaturas del agua.

(...)

Jorge Luis Borges y Margarita Guerrero.


sábado, 11 de mayo de 2013

Letra por carta

“Ella recordó el tiempo en que salían como novios”, escribió Chico Buarque en una canción que compartió por carta con Vinicius de Moraes. Vinicius sugiere cambiar la frase por “Ella se puso hermosa como hacía mucho que no se atrevía”. Chico se opuso respondiendo: "ya la estoy cantando y me he acostumbrado a ella".
Disfruten esta entrada donde se cuenta brevemente la relación epistolar entre dos glorias de la música popular brasileña. 

De izquierda a derecha el poeta Manuel Bandeira, Chico Buarque,
Tom Jobim y Vinicius de Moraes.

Por Marcos Meyer

Vinicius compartió el oficio de la diplomacia y la amistad con Sergio Buarque de Hollanda, el padre de Chico. Eso los acercó e incluso dio lugar a algunos temas compuestos en común como “Samba de Orly” o “Gente humilde”, además del “Samba pra Vinicius” que le dedicó Chico. 

Cuando este último compuso “Valsinha”, una de sus más bellas canciones, se produjo un intercambio epistolar entre ambos, que permite acercarse al modo en que Vinicius se manejaba en ese terreno en el que se cruzan lo personal y lo artístico. La carta está dirigida a “Chiquérrimo” y luego de acusar a Toquinho por la pérdida de la primera epístola, arremete contra la letra de “Valsinha”, basándose en aquello de que los de afuera ven mejor las cosas. 

La primera sugerencia es que cambie el título por el de “Vals hippie”, que le da un matiz moderno a un género tan antiguo en el Brasil, antes de meterse con la letra. Donde Chico dice “no maldijo tanto la vida como solía hacer”, Vinicius propone reemplazar “vida” por “poesía”. En realidad, le envía una nueva letra con varias modificaciones. La lista de cambios incluye, entre otros, “comúnmente” por “siempre”, “amar” por “pasear”, “ella recordó el tiempo en que salían como novios” por “Ella se puso hermosa como hacía mucho que no se atrevía”. 

La respuesta de Chico es un elegante y minucioso rechazo de cada una de las propuestas. El comienzo suena un tanto a excusa; “ya la estoy cantando y me he acostumbrado a ella”. Luego llega la hora de las razones. No le cierra lo de hippie porque el hippismo dejó de ser una filosofía para transformarse en una moda. La opción de la poesía por la vida le parece más bonita y completa pero que no encaja con lo que sigue. Además, el protagonista es un bancario cuyo vínculo con la poesía es nulo. 

Toda la respuesta, en la que se dirige a Vinicius con apelativo de “poeta” demuestra la distancia que se va entablando entre las estéticas de ambos. Buarque no olvida de dónde viene, pero pareciera que Vinicius no termina de acostumbrarse a la idea de ser, en más de un sentido, su predecesor.

Tomado de aquí

miércoles, 8 de mayo de 2013

De: Días Asaigonados





  • Su femineidad me golpeó con la fuerza del aire que desplazaron sus pestañas al cerrarse.
  • Un pianista mecanógrafo. Redactaba con gran armonía.



Daniel Bernabé
Blog: Días Asaigonados
http://www.danielbernabe.com/

lunes, 6 de mayo de 2013

Un mapa y una mariposa

Ilustración de Fred Otnes.


Nocturno Luminoso


Music I heard with you was more than
music, and bread I broke with you was 
more than bread.

CONRAD AIKEN

Como un mapa pintado de violento amarillo sobre una pared gris, 
como una mariposa aparecida de súbito de los niños en el aula, 
inesperadamente así,
cuando es más noche la noche de los ciegos extraviados en el 
laberinto, 
puede aparecer de pronto una figura humana que sea como un 
cirio dulcemente encendido,
como el sol personal, o como el recuerdo de que hay también
estrellas y hermosura,
y algo bello cantando todavía entre las viejas venas de la tierra.

Como un mapa o una mariposa que se queda adherida en un
espejo,
la dulce piel invade e ilumina las praderas oscuras del corazón;
inesperadamente así, como la centella o el árbol florecido,
esa piel luminosa es de pronto el adorno más bello de una vida,
es la respuesta pedida largamente a la impenetrable noche:
una llama de oro, un resplandor que vence a todo abismo,
un misterioso acompañamiento que impide la tristeza.

Como un mapa como una mariposa así de simple es amar,
¡adiós a las sombras, a los días ahogados del hastío, al girovagar
la Nada!

Amar es ver en otra persona el cirio encendido, el sol manuable
y personal
que nos toma de la mano como a un ciego perdido entre lo
oscuro,
y va iluminándonos por el largo y tormentoso túnel de los días,
cada vez más radiante,
hasta que no vemos nada de lo tenebroso antiguo,
y todo es una música asentada, y un deleite callado,
excepcionalmente feliz y doloroso a un tiempo,
tan niño enajenado que no se atreve a abrir los ojos, ni a pronunciar,
una palabra,
por miedo a que la luz desaparezca, y ruede a tierra el cirio,
y todo vuelva a ser noche en derredor la noche interminable de
los ciegos.


Gastón Baquero. 
Poeta Cubano.

El poeta cubano Gastón Baquero, en su casa de Madrid en 1994.
Fotografía GORKA LEJARCEGI. Tomada de El País.


viernes, 3 de mayo de 2013

El desayuno

© Gareth Brown. Fotografía.


Me gusta cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gusta más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
"Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno".

Luis Alberto de Cuenca
Poeta español