MAS RECIENTE

Dropdown Menu

lunes, 30 de abril de 2012

Para niños con años

"En cada niño nace la humanidad"
Jacinto Benavente.
(1866 - 1954)

Autor español ganador del Premio Nobel de Literatura en 1922.



Si todos fuésemos libres como los niños, sin prejuicios ni protocolos, si fuésemos auténticos y diáfanos, si creyéramos en todo lo que ellos sueñan y que viven como una realidad, el mundo sería diferente y habrían menos obstáculos. Hay que escucharlos, hay que cuidarlos, hay que seguirlos, hay que educarlos, hay que apoyarlos.

Mi regalo del día para niños con años es este comercial hindú:

domingo, 29 de abril de 2012

Kavafis


Konstantino Kavafis
29 de abril de 1863 - 29 de abril de 1933


Un día como hoy nació y murió Konstantino Kavafis le conté a una amiga esta mañana.
Está igual que... y no acabó la frase porque se quedó tratando de recordar quién se había muerto en la misma fecha que nació.
María Félix continué. 
Mmmjj... y lanzó el ruidito que hace cuando su próximo comentario será un chispazo de ironía. Eso estuvo planeado, sobre todo nacer dijo seriecita.

Me reí, se rió y seguimos hablando vanalidades.

Desde hace meses anoté en mi agenda que hoy era aniversario de Kavafis y me dije que escribiría algo sobre él. Heme aquí, en un domingo repleto de sol, tras el monitor. Cómo me gusta. Al padre de un amigo le gustaba mucho y se sabía el poema "Ítaca" de memoria. Poco después conocí en Buenos Aires a una muchacha griega de ahí era Kavafis y nuestra conversación giró en torno a él. No recuerdo su nombre pero sí recuerdo que me dijo: "Tienes que leer un poema suyo que se llama La Ciudad". Le hice caso y el poema resultó didáctico. Hay versos que enseñan a vivir. A mi Kavafis me ha enseñado. Tanto "Ítaca" como "La Ciudad" han sido publicados en Letranías. Para leerlos, basta dar click aquí para ir al link.

Así que hoy traigo nuevamente letras suyas. Dos poemas que leí en una edición incosteable que hallé en una de las librerías más bellas que existen; una librería que antes fue teatro y que se conserva como tal, sólo que ahora, en vez de butacas, hay estantes con libros; en el escenario, una cafetería y los palcos, son salas de lectura. Ahí leí lo que comparto a continuación, en la librería Ateneo Grand Splendid en Buenos Aires.



Librería Ateneo Grand Splendid en Buenos Aires, Argentina.
En el palco de la planta baja leí un libro de Kavafis que no pude comprar.



RECUERDA, CUERPO

Recuerda, cuerpo, cuánto te amaron;
no sólo las camas que tuviste,
sino también los deseos que brillaron abiertamente
en los ojos que te vieron;
las voces temblorosas, que algún obstáculo frustró.
Ahora que todos están en el pasado,
parece como si en realidad te hubieras
entregado a esos deseos.
Cómo deslumbraban.
Recuerda los ojos que te vieron,
las voces que temblaron por ti.
Recuerda, cuerpo.

- 1918 -



SU PRINCIPIO

Se ha consumado su desviado placer sensual.
Se levantan y apresuradamente se visten, sin hablar.
Furtivos, abandonan la casa por distintos rumbos,
y mientras caminan algo inquietos en la calle,
parece como si se sospechara
en qué lecho estuvieron hace poco.
Pero cuánto ha ganado la vida del artista.
Mañana, pasado mañana, años más tarde,
escribirá versos vigorosos
que aquí tuvieron su principio.

- 1921 -



Nota 1: Cavafis puede ser escrito con C o con K.
Nota 2: María Félix nació y murió un 8 de abril.

viernes, 27 de abril de 2012

De diseñador quiero ser niño

¿Que hoy es el Día Internacional del Diseño Gráfico?

¿Ah sí?

¡Pues muchas felicidades Diseñadores!

Gracias por darnos una visión alterna de la realidad

Ü


miércoles, 25 de abril de 2012

Historia del Arte en Matamoscas

martes, 24 de abril de 2012

Aquí la Marroquí

¡Extraaaa, extraaaa... extravaganciaaaa!

¡Poesía árabe en Mérida!

Lamiae El Amrani, poeta marroquí en lengua española, nacida en Tetuán, ¡está en la ciudad!

Lamiae El Amrani se siente heredera de los grandes poetas árabes contemporáneos, y en especial de Nizar Qabbani, Adonis o Nazik al-Malaika, pero reconoce asimismo influencias de Lorca, Miguel Hernández o Juan Ramón Jiménez.

Forma parte del elenco de escritoras encabezado Fatema Mernissi, que intentan visibilizar las voces femeninas en el panorama literario marroquí, de claro predominio masculino.

Hay varias oportunidades para conocerla:

1) El martes 24 de abril a las 20:30 horas en la Casa de España con la Liga de Acción Social.
2) El miércoles 25 de abril en El Bistro Bohemio a las 20:30 horas <-- ¡Música y Poesía!
3) El viernes 27 de abril en la Sala de Actos de la Escuela Modelo a las 20:00 horas.

Dejo aquí el cartel publicitario.


Para quien ande de un ala

Para quienes anden de un ala:
"Victoria de Samotracia".
Escultura del periodo Helenístico.
Museo de Louvre.
Descubierta en 1863.


Beatriz Gimeneo.
Poeta española.

Arrancaré la tierra a dentelladas para llegar a ti.
Esperaré.
Dejaré que el sol salga mil veces
y que otras mil se ponga,
que los días destierren la juventud que queda,
que el tiempo me haga vieja
—también tú te harás vieja—.
Esperaré mil años, te seguiré de lejos,
recorreré tu calle, me instalaré en tu acera,
esperará que salgas y me veas,
recogeré tu odio si me odias, tu desprecio,
sobreviviré a tu indiferencia.
(Mientras tú me ignoras yo trabajo
para hacer mío el mundo en el que habitas).
Te vi y te amé, ¿qué más puedo decir?
Esperaré, te dije, y así ha sido.
Aún estoy aquí,
siempre, esperando.

lunes, 23 de abril de 2012

Kamasutra de lectura

Soy Piscis y ¡Leo! ¿Y tú? 

Por ser un día de mucho marketing para los libros, regalo hoy un... ¡Kamasutra del lectura! Acomódense y ¡buen viaje! 

Si no sabes qué leer, ven a Letranías :) Y si hay algo que hayan leído en la vida y que quieran compartir, ¡sugieran! :) 

Será un placer difundir las palabras que nos hacen mejor y que nos acompañan por la vida. 

¡Oiga · Mire · Lea!



domingo, 22 de abril de 2012

Danzón



DANZÓN


De Roberto López Moreno (1942).

La amarga mar del Caribe
cruzó con el cuerpo ardiendo.
Su corazón de timbales
alumbró Puerto Progreso
y a Mérida caminó,
lumbre que iba tierra adentro.
Ya le llamaban Danzón
y Danzón nos fue creciendo.

Ay Danzón del corazón,
del salón al arrabal
maestros de la tonada
cúanto regusto me dan,
tumba, tumba
y tumba y son,
bom y bom...
y riacatán.

Pero aún iba a bordear
los litorales del tiempo
y por las costas del Golfo
fue bajando, hondo, lento;
en Campeche, trovador;
en Tabasco, marimbero,
en Veracruz, todo junto
a no caber en el viento.

Y México, capital,
supo de su advenimiento:
fandango de Santa Anita,
Canal de la Viga y, luego
de Ixtacalco al California
fue inventando pasos nuevos
y se subió a los volcanes
para ver bailar al pueblo.

Juarez no debió de morir,
¡Ay! de morir...

¿Qué cómo llegó hasta Chiapas?
Secretos de tiempo y viento,
alas que arden los sonidos,
golondrina en pleno vuelo
que va describiendo su arco
al pentagrama del cielo
para que Esteban Alfonzo
lo haga el eco de su ensueño.

Nos trajo la mar amarga
este modo de sabernos,
zumo endulzado con caña
de amargos blancos y negros
y aquí con amor le hicimos
su más alto monumento.

De la clave a Caridad
en Cuba, con otro texto,
surgió la clave a Martí,
en charangas y troveros.

Un verso de dicha clave
fue sumado al nuevo ingenio
y así adornó sus compases
nuestro danzón más completo
prendiendo desde la espuma
dos historias y un encuentro.

Juarista en verde plumaje,
quetzal de luz chiapaneco,
Danzón que va retumbando
por las veredas del pecho.
Va don Esteban Alfonzo
inventándose en lo eterno.

Ay Danzón del corazón
del salón al arrabal
maestros de la tonada
cúanto regusto me dan...
tumba, tumba
y tumba y son,
bom y bom...
y riacatán.

Y así ha llegado rodando,
desde el mar hasta tu cuerpo,
a tu piel de buganvilias
donde la selva se ha hecho
tecla de piano y marimba,
suspirito comiteco.

Un fragor de flamboyanes
anida lumbre en tus senos,
río nocturno que te lame
con su música de verbos
y el “no debió de morir”,
suave, tibio, hondo, lento,
prende volcán repentino
reventando en lava ardiendo.
“No debió de morir”, cantan
la mar amarga y el cerro.

Retumbar de paila y paila,
timbal y machete arrecho,
golpe de Danzón quemando
los pistilos del deseo,
que sube hasta tu cintura
desde el mar hasta el mareo,
y de esa la mar amarga
muele la sal de los cuerpos.

Arde, Sur de don Esteban,
Danzón que en este momento
nace libertad que danza
con la libertad del fuego.

Juárez no debió de morir,
ay de morir...

Nace libertad del alma
a la libertad del viento.

lunes, 16 de abril de 2012

Uno dos tres ¡Chaplin!


Hoy Chaplin cumple 123 años de haber nacido,
así que lo recordaré con tres frases que se le atribuyen.

1.- No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente.
2.- La vida no es significado; la vida es deseo.
3.- Sé tú, e intenta ser feliz, pero sobre todo, sé tú.

Una pequeña biografía dice sobre él:

Charlie Chaplin (Londres, 16 de abril de 1889 - Suiza, 25 de diciembre de 1977).
Director, actor y productor de cine de origen británico, creador del mítico personaje de Charlot. Hijo de un humilde matrimonio de artistas de variedades, su padre falleció siendo él muy pequeño y su madre sufría trastornos mentales, por lo que pasó parte de su infancia y su adolescencia en la calle o acogido en distintos orfanatos.

Así que tras esas breva reseña de vida, me permito una frase más:

1.2.3 + 1: Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo.

viernes, 13 de abril de 2012

Quem te viu, quem te vê...

Hoje o samba saiu procurando você,quem te viu, quem te vê
quem não a conhece não pode mais ver pra crer
quem jamais esquece não pode reconhecer...

La vida es mejor con la voz de Maria Bethânia y las canciones de Chico Buarque.
 

jueves, 12 de abril de 2012

El tiburón de Damien Hirst o del “Arte” de hacerse rico

The physical impossibility of death in the mind of someone living (1991)
Por Dalinda Peña Habib.

La imposibilidad física de la muerte en la mente de algo vivo es una obra que impacta, es imponente por sus dimensiones y por su contenido, en el sentido más literal. Ver a un tiburón conservado en formol, casi como se vería en un acuario pero inerte y en un contexto sumamente lejano a este, me invita a cuestionarme sobre esta obra, sobre el sentido que tuvo para Damien Hirst y sobre el sentido que pueda entonces tener para mí.

El elemento formal que sobresale es, sobra decirlo, el tiburón flotante en la enorme “pecera”. El elemento temático puede prestarse a diversas interpretaciones, pero desde mi perspectiva lo que trata de hacer el autor es crear un arte inesperado, como reflejo de esta búsqueda generalizada entre muchos artistas de tener una idea lo suficientemente extravagante como para marcar una línea en la historia del arte y, en ocasiones como esta, ganar mucho dinero con ello. Me parece que este trabajo, más que para los espectadores comunes, se enfoca más bien a los coleccionistas y galeristas, a aquellos “cazadores” de todo lo nuevo que a un artista con poco o con mucho renombre pueda llegársele a ocurrir.

Un tiburón conservado en formol no es, para mí, un símbolo por sí mismo, sino que comienza a serlo al instalarse en un escenario alejado de todo laboratorio, acuario o museo natural y constituirse, por ese único motivo, en una costosa obra de arte. Aún así, a pesar de parecernos una tremenda novedad, a esta “piezota” la respaldan otras quizás más pequeñas pero que en su momento fueron igual de novedosas y “ocurrentes” por tratarse de objetos descontextualizados (o, quizás, recontextualizados), y que se remontan a la idea original del francés Marcel Duchamp (1887-1968). Un tiburón disecado metido en un enorme recipiente de formol viene a formar parte de esta tendencia de los ready-mades, muy polémica para algunos y sumamente aclamada por otros.

A pesar de ello, en el contexto temporal o de época de esta obra de Hirst, podríamos pensar que los ready-mades ya no son cosa tan nueva y que ya es hora de idear una nueva tendencia, pues lo que era novedad resulta que ya no es tan nuevo, aun y si se trata de un tiburón y ya no de un urinario. La cosa aquí es que Hirst no hace la obra para conseguir que un museíto se la exponga y salir a color en el periódico cultural de la localidad. Hirst era ya un artista aclamado y, en el momento en que un comprador multimillonario está dispuesto a pagar diez millones de dólares por su ocurrencia, es que la verdadera obra de arte empieza a perfilarse a sí misma, y él ya sólo participa en ella como personaje y agente.

Esta pieza es más valiosa como testimonio de un fenómeno contemporáneo que como pieza en sí misma. Aunque sus características nos hagan pensar en un ready-made, me parece que sobresale más este aspecto conceptual de la obra, el hecho de que representa y registra un fenómeno en el que participa toda una cadena donde tres de los principales eslabones son, por supuesto, el artista, sus compradores… y los diez millones de dólares.




Texto tomado del blog "Taller de Crítica Cultural 2010".
Publicado el miércoles 28 de abril de 2010.
Sitio web: http://tdcc10.blogspot.mx/2010/04/el-tiburon-de-damien-hirst-o-del-arte.html

martes, 10 de abril de 2012

Quino

viernes, 6 de abril de 2012

La Terapeuta Lucía Acémila

Akumal

Por Addy Góngora Basterra. 

Me resulta inevitable parrandear los ojos por libros ajenos cuando vacaciono con otras personas que leen. Así que entre mi compañía de estos días, se encuentra una lectora de Vargas Llosa que hoy me leyó en voz alta y bajo un sol despeinado el fragmento que transcribo a continuación. Contaré brevemente por qué me lo leyó. Un par de horas antes, cuando el sol no estaba tan alto ni derrochaba su fulgor, tomando café platicamos sobre psicología tradicional y psicología posmoderna y sobre cómo, a mi parecer y a la de muchos, la conversación en la terapia puede curar historias sin medicamento. Historias que "se curan" con historias. 


Antes de leerme, mi compañía gritó desde la sombra en la que estaba: "Ey Güera -alguna vez fui güera y quienes me conocen desde entonces así me llaman- este personaje de mi libro está como lo que platicábamos". Antes de transcribirlo haré una anotación: la palabra "Acémila", según la Real Academia, significa: Mula de carga | Asno | Persona Ruda. Dicho lo anterior, va el fragmento:




… cuando el joven se enteró —maná que cae del cielo, lluvia sobre sediento arenal— de la existencia de alguien que no era sacerdote ni brujo y sin embargo curaba almas: la doctora Lucía Acémila.


Mujer superior y sin complejos, llegada a lo que la ciencia ha dado en considerar la edad ideal —la cincuentena—, la doctora Acémila —frente ancha, nariz aguileña, mirada penetrante, rectitud y bondad en el espíritu— era la negación viviente de su apellido (del que se sentía orgullosa y que arrojaba como una hazaña, en tarjetas impresas, o en los rótulos de su consultorio, a la visión de los mortales), alguien en quien la inteligencia era un atributo físico, algo que sus pacientes (ella prefería llamarlos amigos) podían ver, oír, oler. Había obtenido diplomas sobresalientes y copiosos en los grandes centros del saber —la teutónica Berlín, la flemática Londres, la pecaminosa París—, pero la principal universidad en la que había aprendido lo mucho que sabía sobre la miseria humana y sus remedios había sido (naturalmente) la vida. Como todo ser elevado por sobre la medianía, era discutida, criticada y verbalmente escarnecida por sus colegas, esos psiquiatras y psicólogos incapaces (a diferencia de ella) de producir milagros. A la doctora Acémila la dejaba indiferente que la llamaran hechicera, satanista, corruptora de corrompidos, alienada y otras vilezas. Le bastaba, para saber que era ella quien tenía razón, con la gratitud de sus amigos, esa legión de esquizofrénicos, parricidas, paranoicos, incendiarios, maníaco-depresivos, onanistas, catatónicos, criminosos, místicos y tartamudos que, una vez pasados por sus manos, sometidos a su tratamiento (ella hubiera preferido: a sus consejos) había retornado a la vida padres amantísimos, hijos obedientes, esposas virtuosas, profesionales honestos, conversadores fluidos y ciudadanos patológicamente respetuosos de la ley.


Mario Vargas Llosa.

Fragmento del libro "La tía Julia y el escribidor" que por estos días anda leyendo Leticia Villarreal y que en traje de baño, generosamente y sin saberlo, aportó a Letranías.

En el mar, la vida es más sabrosa,
en el mar, te quiero mucho más...