MAS RECIENTE

Dropdown Menu

lunes, 31 de enero de 2011

Convocatoria



Sé que disfrutan relatos e historias, una buena entrevista, la mirada maestra del fotógrafo capturando un instante, sé que tienen al menos una obra de arte favorita, un autor de su predilección. También sé que muchos de ustedes han creado algo vinculado a la literatura y al arte, como también sé que muchos de ustedes viven de la creación porque si no, no viven (no por cuestiones de dinero, sino por cuestiones de alma).

Escribo para invitarlos a colaborar con relatos, con poesía; con entrevistas que hayan hecho o que tengan ganas de hacerle a alguien de la cultura, del arte, de la música; fotografías, dibujo, reseñas, crónicas, recomendaciones, ensayos y, ¿por qué no? hasta recetas creativas: actualmente la revista Al Pie de la Letra de la Escuela de Humanidades de la Universidad Modelo en Mérida, Yucatán., está preparando el contenido de la edición número 13. Es por eso que los convoco a formar parte de ella sin importar si son creadores que empiezan su camino o creadores que ya tienen un gran archivo con sus publicaciones: Al Pie de la Letra le abre las puertas a nuevas generaciones (¿por algún lugar tiene que empezar la trayectoria, no?).

Las secciones con las que cuenta la revista son las siguientes:

- Letras de agua: Poesía.
- Al filo de la letra: Narrativa.
- Letras Graffiti: Periodismo Cultural.
- Manos a la Letra: Ensayo de literatura, arte y humanidades.
- Siluetra: Artes Visuales.

Los trabajos creativos y académicos recibidos serán sometidos a un Consejo Editorial y deberán cumplir con los siguientes requisitos:

. Los TEXTOS deberán presentarse en formato Word (*.doc) a espacio “1.5”. La tipografía será Times New Roman de 12 puntos. La extensión máxima de los textos será de diez cuartillas.

. Las IMÁGENES e ILUSTRACIONES deberán presentarse en formato digital (*.jpg o *.tiff a 300dpi).

. Las colaboraciones se enviarán por correo electrónico a alpiedelaletra@live.com.mx y deberán incluir nombre completo; en el caso de pertenecer a alguna universidad, también se deberá incluir el nivel de estudios en curso y la filiación institucional.

¡Próximamente, además de la edición impresa, también tendremos edición electrónica!

Dudas, curiosidades, comentarios, propuestas, ideas, sugerencias, no dejen de hacérmelas saber.

Feliz febrero y un saludo hasta la trinchera de cada quien.


¡Manos a la obra!

Addy Góngora Basterra
Coordinadora de Al Pie de la Letra
Escuela de Humanidades | Universidad Modelo
www.modelo.edu.mx





miércoles, 26 de enero de 2011

Van andando


Les Feuilles Mortes (1956).
Obra de Remedios Varo, pintora surrealista, exquisitamente creativa, simbólica, enigmática.
Nació en Gerona, España en 1908; murió en la ciudad de México en 1963.


Van andando
De Mihaï Beniuc.

Con un paso ya lento o más apresurado,
sobre un camino pavimentado de milenios
se van los muertos, los vivos,
se van los vivos y los muertos.
A veces un vivo se detiene
para surgir como un muerto cerca de ti,
para marchar como un muerto junto a ti.
A veces los vivos están más muertos que los muertos,
a veces los muertos están más vivos que los vivos,
pero todos cantan
y los muertos más alegremente
porque no tienen ningún miedo a la muerte,
y los vivos más alto,
para darse valor antes de morir.
Los muertos van ligero, sin equipaje,
todo lo más una canción,
una palabra buena,
un hermoso recuerdo,
un pensamiento en un libro.
Los vivos por el contrario arrastran detrás de sí objetos domésticos,
un platillo de café,
pucheros, cucharas,
los libros polvorientos, más viejos o más nuevos,
sus manuscritos hasta la última hoja.
Además, algún vivo
se carga también con ideas,
con versos, con invenciones de otros,
muertos o vivos,
dándolos por suyos,
y hay quien en esta faena
se mata trabajando,
teme a los ladrones
o teme que los muertos le pongan algún pleito.

Pero los muertos hacen alegremente sonar sus esqueletos,
bajo la lluvia, el sol o la luna,
y siguen su camino
y dejan brotar como bandera
algún girón de vida.
Al frente va el abanderado
conocido como un gran porta-estandarte,
a su lado los generales,
con los mapas y las brújulas,
los gemelos y otros utensilios para buscar la cima más lejana
llamada porvenir.
Y la cima aparece —desaparece—,
se yergue y se retrae,
danza, se desploma,
unas veces alegre, otras sombría.
Y parece siempre alejarse.
En la columna están también los retrasados,
los que se paran bajo los árboles
por las manzanas, por las nueces, por los gorriones.
Pero ninguno intenta fugarse
porque detrás está sólo el pasado,
ilusiones cercadas por un cerco de ilusiones
y nadie querría extraviarse entre fantasmas
pues cada uno quiere ver con sus ojos el Porvenir.

Mihaï Beniuc (1907 - 1988).
Poeta Rumano.

La versión en español de este poema escrito en 1966
es de Rafael Alberti y María Teresa León.

martes, 25 de enero de 2011

My one and only love

Paula Cole y Chris Botti: Exquisitos.
Diciembre de 2005.

lunes, 24 de enero de 2011

La Voz | Heberto Padilla

Fotografía: 1890-1900 Michele Bovi

La voz

No es la guitarra lo que alegra
o ahuyenta el miedo en la medianoche
no es su bordón redondo y manso
como el ojo de un buey
no es la mano que roza o se aferra a las cuerdas
buscando los sonidos
sino la voz humana cuando canta
y propaga los ensueños del hombre.

Heberto Padilla, cubano (1932 - 2000)
De "El hombre junto al mar", 1981.

viernes, 21 de enero de 2011

Beckham y el Arte


“La finalidad de esta imagen es reflexionar
sobre los ídolos del siglo XXI
y sobre la vida de la sociedad actual”.

El cuadro titulado “Escucharme a mí, no a ellos”
se expone en la galería del pintor Johnny Cotter en Londres.


Londres.- El jugador de Los Ángeles Galaxy, David Beckham, se encuentra de nuevo en el punto de mira. En esta ocasión, el pintor inglés, Johnny Cotter, ha causado un gran escándalo por exponer en su galería de arte al conocido futbolista crucificado y torturado en un lienzo que lleva por título: "Escucharme a mí, no a ellos". La finalidad, según el artista, es reflexionar sobre los ídolos del siglo XXI y sobre la vida de la sociedad actual.


Los niños y jóvenes en la actualidad, crecen inmersos en una era en la que sus mayores ídolos se encuentran exclusivamente en el mundo del espectáculo. De ahí, que muchos quieran parecerse a sus actores, cantantes y futbolistas favoritos. En el caso de David Beckham, el deportista se ha convertido en un icono global, marcando tendencia en ropa, en su lenguaje e incluso en la manera de vivir. Un seguimiento completamente excesivo que la obra de Cotter pretende manifestar.


Sin embargo, el mensaje principal no ha llegado a los católicos, que se han mostrado completamente ofendidos por la pintura de la estrella, considerándola como una gran provocación y una idea del peor gusto posible. La polémica ha llegado a tal punto que la policía quiso visitar el lugar donde está el controvertido cuadro de David Beckham crucificado e interrogar al autor sobre la intención de dicho retrato.


Tomado de: Lavozlibre

miércoles, 19 de enero de 2011

Los Amantes


Fotografía: © 2009 Jeff Hutton

Los amantes
sólo tienen sus manos
manos que son pies y alas sobre los cuerpos
manos que buscan incesantes
el animal palpitante de ojos enterrados
dedos que son leños en que los cuerpos se incendian
que son ramas en que florecen las caricias
flores que son aves que son llamas que son manos
manos que se pierden tras su escritura de rayos
manos que recorren la carne de los cuerpos
como estrellas de dedos que en el tacto amanecen como soles
que nacen como joyas fugaces
como dioses secretos que dibujan la noche.

Verónica Volkow
(Mexicana, 1955.)

lunes, 17 de enero de 2011

Dos mujeres que se querían: Sara Facio y María Elena Walsh

Nota e imagen tomada de la Revista Ñ
ESCENARIOS Música 11/01/11 - 08:50

Con Sara Facio se conocían desde hacía 60 años, convivían hacía poco más de 30. Recién hace dos años, en su último libro, Walsh se animó a hablar de su relación con la fotógrafa. “Ella es más que una parte de mi vida”, escribió Facio el año pasado, a pedido de “Clarín”. Pintura de un vínculo cuidado que no necesitó estridencias públicas.


Retrato de María Elena Walsh, según la mirada y el talento de su compañera Sara Facio.
Sobre su fotografía intervino la imagen con pintura.

De haberlo leído alguna vez, nada le debe haber gustado, seguramente. Por la dureza sonora de la palabra, por la privacidad innecesariamente ventilada. Lo cierto es que la Wikipedia -esa suerte de radiografía de obra y alma que informa desde Internet- anuncia, en una ficha técnica, que María Elena Walsh era “conyuge” de Sara Facio, entre 1978 y 2011. Lo mísmo, pero invertido, detalla en la página sobre Facio, sintetizando un vínculo que ellas supieron construir al margen de los rótulos.


Sesenta años de conocidas, más de 30 de convivencia. Una vida compartida. Una elección que jamás ameritó que nadie explicara nada. Se mostraban juntas cuando querían, como querían. Se querían.


Y fue María Elena quien, hace poco más de dos años, decidió correrle el velo a la relación, más en un gesto de compartir que de develar, casi un agradecimiento a voces por la lealtad y el cuidado de los últimos años. O simplemente por tanto amor. Y entonces escribió en su novela autobiográfica, ‘Fantasmas en el parque’ -su último libro, publicado en 2008-, que la fotógrafa era “ese amor que no se desgasta, sino que se transforma en perfecta compañía”.


La confirmación, de puño y letra, provocó un movimiento en el medio, generado sin embargo lejos de la provocación. Y la llevó a tener que hablar sobre el tema en entrevistas previas y posteriores al lanzamiento del libro, con el peso de cuánto ella detestaba dar entrevistas. Y hacer pública su vida privada.


No solía hacerlo ni una ni la otra. Se sabía que vivían juntas en un precioso departamento de Barrio Norte, en el que oficiaban de grandes anfitrionas, rodeadas de los libros de una, de las imágenes de la otra. Y casi como una amalgama perfecta de las dos cosas, ahí estaba, está, ‘Retrato(s) de una artista libre’, el libro que editó Facio sobre su compañera, ésa a la que sólo ella sabía -o podía, en una especie de condición aceptada- retratar. Un síntoma del cuidado del otro, sin más palabras que el silencio de una foto. O lo mucho que dice una foto.
“Ella es más que una parte de mi vida. Todo en ella es poesía, hasta cuando habla es poesía, es de una ocurrencia sin parangón. Como artista creo que es un ser único”, escribió Facio el año pasado, a pedido de Clarín (publicado el 31 de enero), a cuento de los 80 años que estaba por cumplir María Elena. Y compartió, a modo de testigo de su cotidianidad, que “tiene momentos melancólicos, que son parte una personalidad sensible, pero vive leyendo y escuchando música, desde que se levanta hasta que se acuesta (...) Siempre fue muy ajena al autobombo. Es la única persona que conozco de todas las esferas del arte a la que no le gusta promocionarse. Me costó mucho trabajo convencerla para hacer su biografía fotográfica”.


Honda conocedora del juego de las palabras, María Elena Walsh se ufanaba, como en una sutil carta de presentación, de que “el secreto es un estilo”. Y se definía como “inglesa y pudorosa”, secretos y pudores que uno sólo comparte con alguien que es mucho más que un cónyuge.

domingo, 16 de enero de 2011

Nocturno

De Oliverio Girondo
(Argentino, 1891-1967)


Las fotografías son fragmentos del río de la Plata visto desde los ventanales del quinto piso de la Biblioteca Nacional en Buenos Aires. En esos ventanales se leía en hilera versos del siguiente texto. Fue en octubre del 2007. Empezaban a florecer jacarandas.


Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana.
Luces trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos.
Telaraña que los alambres tejen sobre las azoteas.
Trote hueco de los jamelgos que pasan y nos emocionan sin razón.
¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo,
y cuál será la intención de los papeles
que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras,
y en que las cañerías tienen gritos estrangulados,
como si se asfixiaran dentro de las paredes.
A veces se piensa,
al dar vuelta la llave de la electricidad,
en el espanto que sentirán las sombras,
y quisiéramos avisarles
para que tuvieran tiempo de acurrucarse en los rincones.
Y a veces las cruces de los postes telefónicos,
sobre las azoteas,
tienen algo de siniestro
y uno quisiera rozarse a las paredes,
como un gato o como un ladrón.
Noches en las que desearíamos
que nos pasaran la mano por el lomo,
y en las que súbitamente se comprende
que no hay ternura comparable
a la de acariciar algo que duerme.

jueves, 13 de enero de 2011

Y que haya cuerpos


Obra de Ariel Guzmán, pintor mexicano.
Espalda Enigmática - Voynich
De la colección Play back: El goce de la espalda.
Acrylic and oil on canvas, 200 x 150 cm, 2010

Y que haya cuerpos
Adriana Díaz Enciso
(Guadalajara, 1964)

Y que haya cuerpos. Vivos, abiertos yacientes y ávidos aún entre la bruma de la melancolía. Que haya siempre cuerpos, en habitaciones suaves que respiren, en calles arboladas y entre flores. Cuerpos capaces del desnudo completo, limpio, perfecto. Manos con ganas de viajar por los cuerpos. Labios que húmedos se comuniquen las últimas noticias de la espera. Húmedos cuerpos que respiren y duerman en calma profundísima junto al deseo que duerme, y que en el deseo despierten y se muevan suaves en la oscuridad lo mismo que en la más clara luz.

Que ya la soledad deje de ponerle candados a los cuerpos y el frío no nos reseque más la piel y las ganas y la entrega fragilísima.

Que no quede nadie ignorante de su cuerpo, con el vacío en el alma y la amargura de la piel intacta en la mirada. Que nadie se confunda ni confunda la vida con su ansia oculta, insatisfecha del amante.

Que no quede un solo cuerpo indigno del amor, ni un solo freno para el cuerpo amoroso y su bellísimo despliegue de sombras en vaivén.

Y que pueda yo andar con mi cuerpo por la calle, y nada en mí ni en mi ropaje me oculte con mi cuerpo para nadie, y que nadie se sorprenda ni se ensucie ni se ofenda por mí, por mi orgullo de mi cuerpo ni por mi andar de entrega. Que podamos andar y rozarnos al andar en el silencio, brazo con brazo y con mirada.

Que haya cuerpos, que las tristezas caigan rodeando nuestro abrazo como un mar oscuro que protege. Que el dolor de estar vivo no nos duela en el cuerpo. Que esta sorpresa de criaturas sobre el mundo sea luminosidad de azoro en las miradas de cara hacia la vida, de frente a nuestros cuerpos, y que sea inmenso y amoroso el beso que nos salve del miedo espeluznante ante la muerte.

miércoles, 12 de enero de 2011

Telegrama


María Elena Walsh
(1 de febrero de 1930 - 10 de enero de 2011)

La ciudad organiza
metálico suspiro
y párpados de tiza.
No importa, yo te miro.

Ráfagas van pasando
de tiempo traicionero
y nadie sabe cuándo.
No importa, yo te espero.

Un niño que no llora
asesinó al asombro
con ametralladora.
No importa, yo te nombro.

Eran menhires, son
el ángel y el amigo
viendo televisión.
No importa, yo te sigo.

Un pájaro responde
con brío debilucho
y nadie sabe dónde.
No importa, yo te escucho.

Un río se desliza
con método de llanto
y flores de ceniza.
No importa, yo te canto.

Pasan sombras aciagas
con el dolor desnudo
y dedos en las llagas.
No importa, yo te ayudo.

Quizá el amor termine
o dioses del olvido
lo destierren al cine.
No importa, yo te cuido.

Hay besos en probetas
y máscaras de cuero
que acunan escopetas.
No importa, yo te quiero.

martes, 11 de enero de 2011

Adiós María Elena Walsh

Acabo de leer que murió María Elena Walsh, quien con sus canciones y su escritura acompañó y acompañará noches de bohemia, distancias, encuentros, nostalgias y alegrías. Mercedes Sosa fue de las mejores intérpretes de sus canciones, por eso dejo aquí "Como la cigarra", con mi total admiración y contenta porque una mujer como María Elena Walsh haya existido para darnos tantas cosas bellas.