MAS RECIENTE

Dropdown Menu

jueves, 28 de octubre de 2010

Postales de Morelia

DE DÍA

A un costado de la Catedral de Morelia, palomas vuelan en círculos. A cada vuelta, mayor es el número de palomas que se unen al vuelo, como esos chinos de circo donde empieza uno solo en la bicicleta y acaba una pirámide de chinos sobre él. En el suelo, cerca de esos giros de palomas, una señora con chongo, traje típico y edad indefinible, arroja un puñado de maíz. Parece que las palomas saben, porque en diagonal y dando un espectáculo, bajan a donde está la mujer, que sonríe con el sol en la cara.

/

Racimos de globos de colores, de diferentes tamaños y formas, van de la mano de un señor sin bigote ni prisa. Está de pie como quien no espera nada, aparentemente, porque en realidad está haciendo feliz por un instante a un niño al que su madre no podrá comprarle el globo en forma de gatito que el hombre sin bigote llena de vida, por unos segundos, sólo para ese pequeñito.

/

En Los Portales de Morelia, uno pasa caminando y atraviesa el olor del café como quien atravesara una cortina hecha por pendientes. Uno de esos pendientes de la cortina de café se me quedó atorado en el cabello, que iba suelto. Me hizo retroceder y no intenté zafarme ese olor que se me quedó prendido: respiré profundo. De manera irresistible me senté en una mesa frente a la catedral, donde vi a palomas en bandada y a un señor que no vendió ni un globo el ratito que me duró la delicia del café recién hecho.

/

Se acerca el Día de Muertos. El papel picado y las flores de cempasúchitl están por todas partes. Pétalos hacen caminos para guiar a las almas: sigue el camino anaranjadillo. Un señor pasa junto a mí llevando bajo el brazo —como mi abuelo Luis acostumbraba llevar el periódico doblado o como mi abuela Mosín el monedero— una Catrina-Piñata de cuerpo entero. Maravilloso. Una obra de arte popular de ojos negros negros, vestido morado, sombrero morado, blanco todo lo demás. Qué gran festejo el que se vive en Michoacán. Aquí y ahora nunca la muerte estuvo tan viva. 


DE NOCHE

Semáforo en luz roja. Un hombre gordo le sopla a un circulito del que salen burbujas que vuelan en desorden entre los coches, igual a como va él procurando vender su juego del aire. Una burbuja se mete por mi ventanilla. La atrapo. Mientras, al frente de la manada de automóviles, un muchacho flaco y sin camisa, hace malabares con un palo que arde en llamas en sus extremos. Luz verde.

/

La Catedral de Morelia luce callada por lejana. Hasta aquí uno solamente puede imaginarse las campanadas. En la distancia, por sus torres altas iluminadas, la Catedral es una H mayúscula a la mitad, con la parte alta color ámbar. A las catedrales hay que admirarlas en lontananza. Así la admiré camino al restaurante San Miguelito, imperdible para quien venga a esta ciudad. Al fondo del restaurante hay un área dedicada a San Antonio, donde una estatuilla suya —también de cuerpo entero— está puesta de cabeza. Al pie de la columna en la que está, hay un atril como de Biblia y en ella una libreta donde quien quiera le pide a San Antonio lo que ya sabemos que concede. Tanto del techo como de las repisas cuelgan San Antonios de cabeza, de todos los tamaños, todos ellos en perfecto orden como benditos murcielaguitos listos para conceder su buena voluntad.

Antes de salir leí lo siguiente:

No permitas que alguien llegue a ti y se vaya sin ser mejor y más feliz.

En ese momento, y tras llevarse la propina, el mesero me dio una bolsa con mentitas. Pero ya yo estaba saboreando esa frase escrita en el marco de una puerta que estaba atrás de mí: ¡algo bonito aprendí!

Mañana sigo. Hora de dormir.

lunes, 25 de octubre de 2010

Oro Santo

Concha Buika y Javier Limón en una de las canciones que conforman el disco "Mujeres de Agua". La canción es de la autoría de Buika. Mientras llega el álbum a México, me quedo con éste track.

♫ Vuelven los discos que me enseñaron a adorar la música ♫

Que se calle todo para que tú puedas oír mi canto...


miércoles, 20 de octubre de 2010

Comida, Casino y Ruleta


"No hay amor más sincero que el amor a la comida" 
G. Bernard Shaw. 

A eso le agrego yo que no hay sonrisa más sincera que la que nos da ganar en la ruleta: pleno al rojo 18... como el CERO en "El Jugador" de Dostoievski, de vez en cuando gana. Sólo hay que saber ganar e irse antes de perder y quedar sin nada en el corazón ni en los bolsillos. Eso mismo dicen que hay que hacer en el amor...

lunes, 18 de octubre de 2010

Lucía de Serrat con Pasión

Sobran las palabras ante una canción como ésta en una interpretación así.

Con ustedes: Pasión Vega interpreta "Lucía" de Joan Manuel Serrat.

jueves, 14 de octubre de 2010

El cenzontle que canta y admira


Escribo tras una ventana. La ventana da a un patio que tiene cuatro árboles frutales, un limonero y dos naranjos. Hay otro más de unos frutos pequeñitos que desconozco. En ellos viven cenzontles, ¿y saben qué? Cuando pongo música cantan más... y hay uno que se para en una ramita que está enfrente de la ventana, se pone a mirar hacia donde estoy, mueve la cabeza como si estuviera extrañado o como si estuviera degustando la música, tal vez preguntándose que serán esas melodías intrusas de su patio que durante seis años estuvo abandonado...

Quienes tengan un billete de $100.00 mexicanos a la mano, ¿alguna vez han leído los versos de Nezahualcóyotl que están escritos a un costado? "Amo el canto del cenzontle, pájaro de cuatrocientas voces"... córranle por una lupa los que no tengan buena vista y también los que sí la tengan porque las letras son verdaderamente pequeñas.


Y ahí, arriba de donde dice Pesos en letras blancas, en la línea que sube en diagonal:


♫ Si no creyera en la locura de la garganta del sinsontle♫... o cenzontle o cenzonte o sinsonte o como quiera escribirlo quien quiera atrapar una palabra el vuelito de este plumaje, no importa como se deletree, porque así con esa variedad cantan estos pájaros que ojalá nunca se vayan de mi jardín. Y ojalá pronto ustedes puedan escuchar esa alegría silvestre e incomparable de un ave cantando, casi sólo para ustedes, en libertad.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Treinta y tres versos chilenos



Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontrarte con él.

Con él, con él, con él, con él.
Son cinco minutos,
la vida es eterna en cinco minutos.
Suena la sirena...


Víctor Jara
("Te recuerdo, Amanda")


*


Hay besos que se dan con la mirada,
hay besos que se dan con la memoria.


Gabriela Mistral
("Besos")


*


El mar empujando las olas
sus olas que barajan los destinos.


Vicente Huidobro
("Monumento al mar")


*


Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.


Pablo Neruda
("La Reina")


*


Amor que quiere libertarse
para volver a amar.


Pablo Neruda
("Farewell")


*

Flaco de nacimiento
aunque devoto de la buena mesa
.

Nicanor Parra
("Epitafio")


*


Pero tú no vuelves de la ciudad que odias
Y estás con quien sabe qué malas compañías,
mientras aquí hay tan pocas personas
a quien hacerles estas simples preguntas:


“¿Qué canción te gustaría oír,
qué película te gustaría ver?
¿Y con quién te gustaría que soñáramos
después de las nueve y media de la noche?”.

Jorge Teillier
("Carta a Mariana")

miércoles, 6 de octubre de 2010

♫ Un beso de esos ♫


♫ Fue un beso de esos que premian las ganas,
un beso de esos que luego te marcan,
un beso de esos de bésame mucho,
tan locos quisieron perderse del mundo,
tan locos rodaron uno sobre el otro,
Un beso de esos que valen por todo… ♫