MAS RECIENTE

sábado, 24 de abril de 2010

Para despedirte de aquí y de mí



Por Addy Góngora Basterra.

Para despedirte de aquí y de mí
de un soplo mágico
haré sonar campanas a tu paso
impulsaré columpios en parques solitarios
mañana por la mañana
volarán palomas
ondearán banderas y ropa tendida
como pañuelos blancos improvisados
en la ciudad que mirarás por última vez
en la ciudad donde ya no te esperaré.

Para que me recuerdes
haré temblar las luces de tu próxima ciudad
en clave morse te hablará de mí la noche
y recordarás en lluvia y tráfico
un letrero iluminado
taxi libre
para llegar rápido a mi puerta
taxi libre
para irte rápido de mi puerta
la noche que miré que te fueras por la avenida
desde mi piso alto y poco iluminado
donde te gustaba ver pasar la vida
y dormir bajo el arrullo del rumor motorizado.

Porque olvidarás los días en este país
donde fuiste sola y poco feliz,
quisiera fijar a tu nostalgia y tu memoria
los días que iniciamos aquel viernes de abril
cuando me viste en la esquina donde pactamos encontrarnos,
la esquina donde sin haberte visto antes te reconocí,
la esquina donde dijiste mi nombre por primera vez
y yo te dije sí.

7 de julio de 2009

El Cervantes para Pacheco


José Emilio Pacheco: “La lengua constituye mi riqueza”
En una ceremonia breve y emotiva, el gran poeta mexicano recibió el Premio Cervantes de manos de los reyes de España.


Publicado hoy en El Universal
Ana Anabitarte. Corresponsal.


MADRID.- El escritor José Emilio Pacheco vivió ayer uno de los días más emocionantes de su vida. Acompañado por Cristina, su mujer, y sus dos hijas, Laura Emilia y Cecilia, recibió de manos del rey Juan Carlos el Premio Cervantes, el más prestigioso de las letras españolas, en el pequeño paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, localidad situada a pocos kilómetros de Madrid y donde nació el creador de El Quijote.

Su discurso fue muy breve, de los más breves que se han escuchado nunca en la historia del Cervantes, quizá porque el poeta siempre ha dicho que le aburren espantosamente. El acto fue muy emotivo, cercano y no faltaron las anécdotas. Antes de comenzar, cuando iba a pasar por el detector de seguridad, a Pacheco se le bajaron los pantalones. Lejos de ponerse nervioso, se rió argumentando que no le habían puesto tirantes, y que ése era el mejor remedio contra la vanidad. “De repente eres un ser humano como cualquier otro”, dijo y se rió.

Pacheco comenzó su lectura recordando dos fechas: 1547, año en que nació Cervantes; y 1947, cuando con apenas ocho años él acudió por primera vez al Palacio de Bellas Artes para asistir a una representación teatral de El Quijote.

“En aquella mañana tan remota descubro que hay otra realidad llamada ficción. Me es revelado también que mi habla de todos los días, la lengua en que nací y constituye mi única riqueza, puede ser, para quien sepa emplearla, algo semejante a la música del espectáculo, los colores de la ropa y de las casas que iluminan el escenario”, añadió. “He entrado sin saberlo en lo que Carlos Fuentes define como ‘el territorio de La Mancha’. Ya nunca voy a abandonarlo”.

Las humillaciones de Cervantes

Para Pacheco, El Quijote “no es cosa de risa”. Al escritor le parece muy triste cuanto le sucede al personaje, y comentó que Cervantes lo escribió “como venganza por todo lo que sufrió hasta el último día de su existencia”.

“No hay en la literatura española una vida más llena de humillaciones y fracasos. Se dirá que gracias a esto hizo su obra maestra”. El poeta dijo que recibir el galardón, dotado con 170 mil dólares (2 millones 125 mil pesos, aproximadamente) le pareció “una irrealidad quijotesca”, y que en realidad le hubiera gustado que hubiera sido para Cervantes. “Cómo hubiera aliviado sus últimos años el recibirlo. Se sabe que el inmenso éxito de su libro en poco o nada remedió su penuria”, lamentó.

Hizo gala de su sentido del humor al asegurar cuánto nos duele ver a Cervantes o ver a su rival, Lope de Vega, humillándose ante los duques, condes y marqueses. “La situación sólo ha cambiado de nombres. Casi todos los escritores somos, a querer o no, miembros de una orden mendicante. No es culpa de nuestra vileza esencial, sino de un acontecimiento ya bimilenario que tiende a agudizarse en la era electrónica”. Una era la que vivimos en la que Internet es al mismo tiempo “la cámara de los horrores y el Retablo de Maravillas”, dijo provocando la risa del presidente español.

El galardonado concluyó su discurso refiriéndose a otro año: 2010. “Nada de lo que ocurre en este cruel 2010 -de los terremotos a la nube de ceniza, de la miseria creciente a la inusitada violencia que devasta a países como México- era previsible al comenzar el año”, aseguró. “Todo cambia día a día, todo se corrompe, todo se destruye. Sin embargo, en medio de la catástrofe, al centro del horror que nos cerca por todas partes, siguen en pie, y hoy como nunca son capaces de darnos respuestas, el misterio y la gloria del Quijote”, aseguró.

En defensa contra el vacío

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, definió al poeta como “un maestro en el misterio del manejo del tiempo y un gran fabulista”. Dijo que con su lenguaje “nos ha dicho que no estaremos en la Tierra para siempre, sólo un instante breve; nos ha enseñado que hay defensa contra el vacío y que se puede tener conciencia del tiempo”.

González Sinde elogió la humildad de un hombre que “entre ser admirado y conectar, elige la humildad, decide conectar, una decisión que le ha llevado a firmar algunos de los poemas más compasivos y solidarios del último medio siglo”. Versos que, opinó, nos ayudan a ser mejores ante nosotros mismos, frente a la violencia y la crueldad”.

Por su parte, el rey Juan Carlos destacó la diversidad creativa en géneros y estilos de José Emilio Pacheco. “Su pluma rezuma bondad y modestia, humanidad y compromiso fraterno”; Pacheco “nos adentra en un mundo poético marcado por la conciencia de lo efímero y su poesía es entendida casi como un producto social de todos y para todos”.

El monarca le agradeció a Pacheco su generosa labor de investigación y divulgación de otros creadores mexicanos y el fomento al estudio y recuperación de autores menos conocidos.

Al acto asistieron el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y su esposa, Sonsoles; la presidenta de Conaculta, Consuelo Sáizar; la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, y el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, entre otros.

Tras concluir, del brazo de la reina Sofía, José Emilio Pacheco recorrió las dependencias de la universidad, inauguró una exposición de fotografía sobre su vida y obra, “El mar no tiene dioses”; a la salida escuchó de boca de la tuna, canciones mexicanas como “¡Ay, Jalisco, no te rajes!” y “La Adelita”.

Mundo Pop

Arte / MuestrasMundo pop
La Fundación Osde reunió obras icónicas de los años 60, un capítulo imprescindible del arte nacional
lanacion.com | ADN Cultura | S�bado 24 de abril de 2010



"Los objetos nos enloquecen. Son demasiados: demasiado provocativos, demasiado evocativos y demasiado distantes. Viven sin nosotros, viven de nosotros, como si nos chuparan la sangre. Para poder pensar (y pensarlos) les ponemos nombres, y a partir de entonces vemos los nombres, no los objetos."


*

jueves, 22 de abril de 2010

Mediterranean Sundance

La guitarra es el instrumento más fácil de tocar mal y más difícil de tocar bien. Aquí van tres hombres que corresponden al segundo clan. Maestros de la guitarra: Paco de Lucía, John McLauglin y Al Di Meola en uno de los conciertos de Pavarotti&Friends interpretando "Mediterranean Sundance".

martes, 20 de abril de 2010

Eu que não sei quase nada do mar

Garimpeira da beleza te achei na beira de você me achar!...
Navegando nos meus seios, mar partindo ao meio, não vou esquecer...
Clara noite rara nos levando além da arrebentação,
já não tenho medo de saber quem somos na escuridão.

Quiénes mejor que la Bethania y Ana Carolina para esta canción...

lunes, 19 de abril de 2010

Mi cantar se vuelve gitano cuando es para ti

Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada
como la pena de ser ciego en Granada.


Francisco Alarcón de Icaza.

... qué razón tenía este mexicano cuando caminando con su esposa pasó junto a un hombre que pedía unas monedas so pretexto de su ceguera... como también tuvo razón Agustín Lara "Granada, tierra soñada por mi, mi cantar se vuelve gitano cuando es para ti", aún cuando el compositor veracruzano -dicen- nunca había estado en la mítica ciudad ni había caminado por el Albaicín ("Ay, Albaicín añorado -escribió Antonio Pardal-. ¡Cuantos hermosos tesoros! ¡Jamás tendréis el olvido de aquel que os ha contemplado!). ¿Quien, después de conocerla, no ha quedado fascinado con Granada y sus calles? ¿Con la Alhambra y sus jardines? ¿con los versos que Federico entre sus páginas desgrana? O con los de Benítez Carrasco, que a continuación nos canta:


Granada

Mexicana para cantar tu canción
sueño a Granada.
Para cantar tu canción
Granada se pondrá un día
sus ríos como zarcillos
de menuda platería,
Taxcos filigranas de la morería.
Antes de cantar ha de probarse
la voz en la Alhambra
con el arroyo y el ruiseñor.
Como un mariachi lorquiano
la acompañarán los yunques
del Sacromonte gitano.
Puritito corazón el Albaicín
en sus brazos será el guitarrón
y tendrá ritmos tristes y sones verdes
en los verdes violines de los cipreses.
Y a los hombros el rebozo blanco
de Sierra Nevada, así mi Granada
ha de cantarte algún día tu Granada.

Del libro Cachitos de España de Manuel Benítez Carrasco.


*