MAS RECIENTE

viernes, 6 de marzo de 2009

Delibes: Lakmé. Flower Duet.

jueves, 5 de marzo de 2009

Manuel J. Tejada Loría

Da gusto encontrar en periódicos locales textos con calidad literaria y que además tienen como detonador autores del calibre de Juan José Arreola. Buscando una nota en el periódico PorEsto! (Mérida, Yucatán) me encontré un texto de Manuel J. Tejada basado en el microrelato "Cuento de Horror", que anteriormente he publicado aquí, pero que dada la ocasión me permito reescribir:


La mujer que amé se ha convertido en un fantasma.
Yo soy el lugar de sus apariciones.





© Tony Kurdzuk

Ella es un fantasma

Dice José Arreola que esa mujer se ha convertido en un fantasma. Es una ilusión fingir que la veo bailar o que la miro desnudarse mientras corre la cortina del baño y camina sobre las puntas de sus pies cual si fuera bailarina. Podría ser que mi retina y la memoria han firmado un pacto de no agresión: tú no la veas, tú no la recuerdes. No así mi hombro que todavía respira sus cabellos cuando a punto de dormirse susurraba “cuéntame otro cuento”. Esta sedición de mi hombro. Esta soledad de mi hombro. ¿Es que todavía puede llamársele a esto hombro?

Dicen que es un fantasma y yo no sé. He caminado largamente por la plaza buscándola en la misma banca donde por primera vez dije deseo. No había nadie. Asegura José Arreola que esa mujer se ha convertido en un suspiro, en un hombre que arrastra la voz cuando pide un café y contesta NO después que la mesera ha preguntado si esperaba a alguien. Era tan blanca, era tan linda, era tan bella, que todavía su mirada me persigue, ese camino pedregoso cuando habla y cuando sueña. Dudo, sinceramente, que sea una aparición.

Digo que no es una aparición. Antes de que vuelva mayo creí verla en las puertas de un teatro. Era ella. Era su sombra que pasaba descansando en otro hombro. Era que mis ojos se volaron y mis huesos como en la luna, se entumecieron de tanto pavor; ver a un muerto, ver a un recuerdo que sonríe y cuyo aroma no es otro sino el mismo, del beso que nos dimos en el Parque de las Flores, del abrazo en la arena frente al mar; hay un fantasma en las esquinas y en los relojes, hay una muerte tan fidedigna cuando te veo, porque no eres una aparición, no eres un fantasma, aunque Arreola se atragante con sus versos.

Dice ella que estoy loco. Que a mí no se me volaron los ojos sino los sesos. Que mi hombro es un húmero dispuesto en el mercado libre de la carne y los amores, que ella de una vez por todas prefiere olvidar lo que es un bien común. Dice ella, y dice tantas cosas, que es imposible (aunque quiera) que sea un fantasma como anuncian los altavoces del olvido, o como ella misma hace parecer cuando en las puertas de un teatro ve mi rostro y es mejor ser un fantasma que un solo recuerdo.

Decimos que esto de la locura es una extraña suerte de estrabismo. Que nadie amó como el Quijote a Dulcinea, o como Sancho Panza a su ínsula preciosa, o como rocinante a su viejo deicida y todas las historias tienen este golpe de platonismo puro que empalaga y arde. Dicen y dicen, y algunos hasta maldicen que la distancia sea el olvido, un bolero que cabalga en el insomnio de una melodía melosa, es Daniel Santos, es Javier Solís, es Agustín Lara y acuérdate de Acapulco, María bonita, María del Alma.

No se diga más. Aún cuando Juan José Arreola tan sólo suponga que esa mujer se ha convertido en un fantasma, yo soy el lugar de todas y cada una de sus apariciones.

Manuel J. Tejada Loría es yucateco.

Publicado en el periódico PorEsto!:
http://www.poresto.net/cultura/23634-ella-es-un-fantasma

*

miércoles, 4 de marzo de 2009

De círculo y ceniza




Piedad Bonnett (1951). 
Poeta colombiana.

Tu boca viene a mí, solo tu boca.
Viene volando,
libélula de sangre, llamarada
que enciende ésta mi noche de ceniza.
Toda la sal del mar habita en ella,
todo el rumor del mar,
toda la espuma.
Boca para los besos dibujada,
donde duerme tu lengua tentadora.
Todo el vino del mundo está en tu boca,
todo el pecado
y la inocencia toda.
Boca que calla y cuando dice, oculta.
Capaz de toda la verdad tu boca,
de toda la verdad y la mentira.
Ríe tu boca y se despierta el día.
(Relámpagos de nieve hay en tu risa).
Como un tropel de potros me atropellan
los besos de tu boca deliciosa;
tu boca, mariposa equivocada,
tu boca ajena que se desdibuja
en mi noche de círculo y ceniza.

martes, 3 de marzo de 2009

Del diario de Anaïs Nin



Fragmento del 19 de marzo de 1935

Siempre que algo se aleja de mí, siempre que pierdo algo o alguien, siempre que debo separarme de algo o de alguien, mi reacción es creativa (...) Todo ha de ser reemplazado y recreado. Todo debe ser expulsado de mí y estar en mí, dentro de mí. Creo todo cuanto es perecedero, evanescente, engañoso. Creo mi autosuficiencia, mi independencia, mi autofecundación. Pero, como soy mujer, no quiero estar sin necesidades. Nada sustituye a la vida ni al amor. Necesitaba un padre; necesitaba a Henry; necesitaba la protección de Hugh, su lealtad, su confianza; necesitaba la comprensión de Rank; necesitaba la escritura de Henry; necesitaba el equilibrio de mi Padre; necesitaba el amor. Necesidades terribles, inmensas, devoradoras, demoledoras. La vida me obliga a prevenir y remediar las necesidades, a ser un cosmos por mi misma: hombre, mujer, padre, madre, amante, niña.

(...)

Cuando intentes encontrarme en mi novela, ya habré cambiado. La dificultad estriba en que me ocurren miles de cosas cada día. Y esas cosas me cambian. ¿No te importaría tener por amiga a un volcán, a una Coney Island, a las Cataratas del Niágara?