MAS RECIENTE

martes, 28 de julio de 2009

Hugo Ania Mercier: yo te quería



Por Addy Góngora Basterra. 

Digo en voz alta el primer verso de un poema que yo no sé por qué me mueve y conmueve y remueve y me tantas cosas... Hugo Ania Mercier: yo te quería... lo leí por primera vez hace unos años, cuando conocí a Carilda por azar... Hugo Ania Mercier: yo te quería... ¿a qué me suena? ¿por qué no se me despega? Hugo Ania Mercier: yo te quería... ¿tendrá sentido para alguien más (¿alguien me lo podría explicar?) éste inicio que también es final del poema En vez de lágrima de la matancera Oliver Labra?

Pero me acuerdo aquí de que anda lejos
el que vivió a la vuelta de mi espalda.
Me acuerdo de su nombre perezoso
que casi no quería ser palabra.

... dice en otro poema... Hugo fue esposo y también era poeta; se divorciaron y en el 76 se suicidó. Su nombre perezoso que casi no quería ser palabra... qué bella manera de nombrarlo...

I


Hugo Ania Mercier: yo te quería.
A tu cuerpo de hombre agonizante
que irradiaba dolor como un diamante,
a tu paso que insiste todavía,

a tu lengua -clavel de la ironía-
que aún esconde callada sed punzante;
a tu mano, nerviosa, azul, de amante
cuya noche del tiempo siempre es mía;

a tu verso que llora aunque me cante,
a tu pila de huesos, insultante,
a tu alma cayéndose de fría

que compuso la muerte en un instante:
¿qué les puedo decir, cicatrizante
de esa augusta verdad que te envolvía?

II


Entre libros te guardo casi seco,
mi animal luminoso, mi demente,
y tu voz que está viva sigue ausente,
mi juguete sin cuerda, mi tareco.

En la paz misteriosa de unos nichos
sin querer ya zafarme de tu frente,
alelada de amor pero impotente,
te he dejado otra vez entre los bichos.

Ah, mi niño de trapo, lis siniestro,
no te puedo rezar ni el padrenuestro.
Ah, ternura que el diablo siempre arranca,

si tenías la luz que maravilla:
¿por qué huiste de nuevo a la semilla,
por qué mataste esa paloma blanca?

III

Nos veremos -dijiste- y tu recado
de poeta infeliz, tonto profundo,
me condena a buscar en otro mundo
ese sueño de ayer que no ha pasado.

¿Fue una cita final o fue un aroma
que me sigue cuidando las entrañas?
¿Fue este poco de fe con que me bañas;
fue, mi hermano de todo, alguna broma?

Ya no tienes la fístula terrible,
ya no tienes soriasis ni enfisema
ni neurosis ni polio ni agonía.

Ya eres lejos, memoria, no, imposible.
estás sano en la gloria del poema.
Hugo Ania Mercier: yo te quería.

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

3 comentarios

  1. ESE ERA MI TIO ABUELO, CUMPLIA 9 ANOS DE EDAD CUANDO MI MADRE SE ACERCO A MI HERMANO Y A MI ( 1976) Y NOS DICE QUE DEBEMOS IRNOS, NO RECUERDO EL DIA SOLO QUE ERA MI CUMPLEANOS Y DEBIAMOS CELEBRARLO. NO ENTENDIA LO QUE PASABA HASTA QUE SUPE QUE EL HERMANO DE MI ABUELO , A QUIEN VARIAS VECES HABIA VISTO EN CASA SE HABIA MATADO. DIA TRISTE PARA LA FAMILIA, SOBRE TODO PARA MI ABUELO, QUIEN POCO A POCO ME FUE MOSTRANDO LA OBRA DEJADA POR HUGO ( SU HERMANO) QUE SUPONGO NADIA NUNCA LA HA VUELTO A VER JAMAS Y EN HONOR A LA VERDAD NO SE DONDE QUEDO, VARIOS DIBUJOS, POEMAS, Y UN ROSTRO DE UN NINO QUE CREO PUDO HABER SIDO DE MI HERMANO O YO. CONVERSABA CON MI PADRE DE MEDICINA, CON MI ABUELO DE MECANICA Y CON CUALQUIERA DE CUALQUIER COSA; SIEMPRE CON PALABRAS QUE YO NO ENTENDIA Y LOS ERUDITOS DE LA CASA LE PRESTABAN GRAN ATENCION. EL FINAL ERA EL MISMO SIEMPRE...ALEGANDO QUE TENIA HORMIGAS O SABE DIOS CUANTOS INSECTOS QUE LE CAMINABAN Y NOS LO MOSTRABA, CLARO NO HABIA NADA ERA SOLO PRODUCTO DE SU IMAGINACION. ESE ERA MI TIO ABUELO, HUGO ANIA MERCIER

    ResponderEliminar
  2. "Nieto Sobrino" de Hugo Ania Mercier: Mira si será grande el destino... ayer un médico cubano me estuvo hablando de tu tío abuelo: "Era un hombre fuerte y bien parecido", me dijo, entre otras cosas. Gracias por el comentario que has hecho y por compartir esos recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, soy Mexicana, me gusta Carilda, me encanta esa mujer, no la conozco y me gusta su poesía. Qué poema más hermoso le escribió a su amado Hugo. Si, es lindo leer comentarios de la familia, nos acercan a los muertos o a sus vidas. Gracias, desde Chihuahua, Chihuahua.

    ResponderEliminar