MAS RECIENTE

martes, 30 de junio de 2009

Pedro Salinas

© Randall Fung

¿Cómo
iba a aprender el camino
si yo no miraba a nada
más que a ti,
si el camino era tu andar,
y el final
fue cuando tú te paraste?
¿Qué más podía haber ya
que tú ofrecida, mirándome?
Pero ahora,
¡qué desterrado, qué ausente
es estar donde uno está!
Espero, pasan los trenes,
los azares, las miradas.
Me llevarían adonde
nunca he estado. Pero yo
no quiero los cielos nuevos.
Yo quiero estar donde estuve.
Contigo, volver.
¡Qué novedad tan inmensa
eso, volver otra vez,
repetir lo nunca igual
de aquel asombro infinito!
Y mientras no vengas tú,
yo me quedaré en la orilla
de los vuelos, de los sueños,
de las estelas, inmóvil.
Porque sé que adonde estuve
ni alas, ni ruedas, ni velas
llevan.
Todas van extraviadas.
Porque sé que adonde estuve
sólo
se va contigo, por ti.

Del libro: La voz a ti debida.
Pedro Salinas (1891-1951) es español.
« ANTERIOR
SIGUIENTE »

2 comentarios

  1. hermoso!!!!! algunas veces me he sentido asi...

    ResponderEliminar
  2. Como uno puede encontrar en palabras de otros la explicación a sentientos que piensa tan íntimos y únicos.

    ResponderEliminar