MAS RECIENTE

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Alejandro Casona

Puente de Santa Clara, río Mondego.
Portugal. © Alan Copson

Desde el siglo XIV, la historia de amor entre Pedro e Inés ha inquietado a novelistas, poetas y dramaturgos de manera fascinante ya que parte de la realidad histórica: Pedro era hijo de Alfonso IV, Rey de Portugal; Inés era una noble gallega de la que Pedro se enamora perdidamente. El caos se origina cuando la Infanta Constanza Manuel llega de España para casarse con Pedro y entonces...

Esta versión de Casona (Asturias, 1903) es de las más hermosas. La obra se estrenó el 8 de marzo de 1955 en Buenos Aires.

_____

CORONA DE AMOR Y MUERTE
(Fragmento del Cuadro Segundo)

INÉS.- Escucha, Pedro, voy a confesarte algo que ninguna mujer confiesa. Si la primera vez que llegaste a mi puerta, en lugar de prometerme amor eterno, me hubieras dicho que era sólo por aquella noche, me habría entregado lo mismo para tener siempre algo hermoso que recordar. Cuando volviste al día siguiente pensé que eras galante. Cuando volviste otra vez creí que eras generoso. Y de repente, cuando ya no necesitaste volver porque ya no te fuiste, toda yo me puse a temblar, con ese miedo feliz de quien está viviendo un milagro. Te hubiera dado las gracias toda mi vida por una sola noche, y no ha sido una, ni cien, ni mil. ¡Soy ya diez años llenos de ti día por día! ¿Será posible todavía más... o habrá un castigo allá arriba para los que hemos sido demasiado felices?

PEDRO.- ¿Lo eres en este momento?

INÉS.- ¿Por qué lo preguntas si estoy contigo?

PEDRO.- Porque es una felicidad bien extraña la tuya, con los ojos húmedos. Una felicidad con todos los gestos de la tristeza, como si en vez de vivirla la estuvieras recordando.

INÉS.- ¿No es eso lo que los portugueses llamais saudade?

PEDRO.- No; saudade es la pena de ausencia que se siente lejos.

INÉS.- ¿Qué es lejos para ti?

PEDRO.- Otros árboles, otra manera de hablar... otro país.

INÉS.- Demasiado. Para una mujer es lejos todo lo que está más allá de sus brazos.

PEDRO.- Saudade es el dolor del bien perdido, y tú no has perdido nada.

INÉS.- ¿No estoy perdiendo algo tuyo a cada momento? Cuando acabas de besarme ya siento saudades de aquel beso que se va. Cuando te duermes, aún no has terminado de cerrar los párpados y ya tengo saudades de tus ojos.

PEDRO.- Es milagroso que podamos sentir tan igual siendo tan distintos.

martes, 23 de septiembre de 2008

Noche de Reyes


© Gyouten Matsuzaki


Enrique Santos Discépolo (1901-1951)
Narrado en un programa de radio en 1937.

Me acuerdo del cuento aquel de los tres chicos que la interrogan a la abuelita, muy viejita ella:

—Decime, abuelita: ¿es cierto que a mí me trajo la cigüeña?

—Sí querido —dice la abuelita. Te trajo una cigüeña muy blanca y muy linda. Te dejó sobre mis brazos y se alejó volando.

—A ti te trajeron desde París, precioso, dentro de un jazmín —le dice al segundo.

—¿Y es cierto que a mí, dice el tercero, me trajeron de Holanda en un queso?

—Cierto es mi nietito.

—¿Pero vos estás convencida de esto? ¿Vos lo creés, abuelita?

—¡Y cómo no he de creerlo, hijo mío!

Entonces los tres chicos se apartan y en un rincón de la pieza, el mayor dice a los otros, señalándoles la abuela:

—¿Qué hacemos?... ¿se lo decimos?... ¿o la dejamos que se muera así?

lunes, 22 de septiembre de 2008

Julia Otxoa

© Bloomimage


LA FUERZA DEL DESTINO


El perro riñe al gato, el gato al ratón, el ratón a la musaraña, la musaraña a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la hormiga, la hormiga a la pulga, pero la pulga, como es tan pequeña, no tiene nadie más pequeño a quien reñir, así que, indignada, prepara la revolución para derrocar al perro.

Julia Otxoa (1953) es española.