MAS RECIENTE

viernes, 28 de septiembre de 2007

Julio Cortázar


FLOR Y CRONOPIO

Un cronopio encuentra una flor solitaria en medio de los campos. Primero la va a arrancar, pero piensa que es una crueldad inútil y se pone de rodillas a su lado y juega alegremente con la flor, a saber: le acaricia los pétalos, la sopla para que baile, zumba como una abeja, huele su perfume, y finalmente se acuesta debajo de la flor y se duerme envuelto en una gran paz. La flor piensa: "Es como una flor".


TORTUGAS Y CRONOPIOS

Ahora pasa que las tortugas son grandes admiradoras de la velocidad, como es natural. Las esperanzas lo saben, y no se preocupan. Los famas lo saben, y se burlan. Los cronopios lo saben, y cada vez que encuentran una tortuga, sacan la caja de tizas de colores y sobre la redonda pizarra de la tortuga dibujan una golondrina.

Julio Cortázar (Argentino)
Tomado del libro "Historias de cronopios y de famas".


Nota: Si no sabes lo que es un cronopio, no te preocupes. A decir verdad, creo que nadie sabe a ciencia cierta lo que es.



« ANTERIOR
SIGUIENTE »

No hay comentarios

Publicar un comentario